Conceden la medalla de plata de Asturias a la que fue directora del Archivo Histórico Provincial de Oviedo, Blanca Álvarez Pinedo.

Medalla de plata de asturias como la que fue entregada a la que fue directora del Archivos Histórico Provincial de OviedoAyer Blanca Álvarez Pinedo recibió la medalla de plata de Asturias, tras haberle sido notificado en Agosto, en reconocimiento a su labor dirigiendo el Archivo Histórico Provincial de Oviedo durante 25 años, al que se incorporó en 1971, tras haberse casado con un asturiano.

Esta archivera comenta que la mayoria de los archivos no reunen un funcionamiento correcto y unas instalaciones adecuadas, incluso algunos se encuentran muy próximos a zonas húmedas, solo indica 2 excepciones entre los archivos que conoce, el Archivo Histórico Nacional, en el que estuvo de prácticas durante un mes, y el Archivo de Indias.

Blanca Álvarez impulsó la elaboración del censo de archivos y fondos documentales de Asturias, una tarea fundamental que ayudó a conocer los archivos asturianos, sus características y estado de conservación mientras trabajaba en el Archivo Histórico Provincial de Oviedo, que entonces estaba situado en el monasterio de San Pelayo.

Su primera intención era dedicarse a la enseñanza, motivo por el que se licenció en Filosofia y Letras por la Universidad de Valladolid, pero mientras hacía prácticas descubrió que no tenía vocación para ello y una amiga de su madre que trabajaba en el Archivo de Simancas le recomendo hacerse auxiliar de archivos, bibliotecas y museos.

Se examinó en Valladolid y tras esto trabajo en diferentes sitios, como la Biblioteca de Burgos, el Archivo de Simancas y el Archivo de Indias (primer destino como miembro del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos), durante poco tiempo, hasta que la destinaron a Santander donde estuvo 10 años

Mucho tiempo fue la encargada de llevar los archivos Histórico, de la Audiencia y de Hacienda, el de la Audiencia y el de Hacienda por las mañanas, dejando el de Historia para la tarde, al ser el que más le gustaba, confiesa de hecho que le encanta la historia de los siglos XVI y XVII. También le habría gustado inaugurar el edificio actual del Archivo, la antigua cárcel de Oviedo. Cada tarde, excepto los jueves en que colabora con Manos Unidas, trabaja dos horas en el archivo de las Pelayas.

Últimamente ha trabajado en la recuperación de fragmentos de libros de música del rito mozárabe que como se habían dejado de usar, se utilizaban para encuadernar otros, de ese trabajo nace «Memoria Ecclesiae», para el que conto con la colaboración de sor Covadonga y de Agustín Hevia Vallina, ya que según indica, ella no entiende de libros de música.

Fuente: La historia se escribe sobre los documentos