Oficina en llamas: La pesadilla de la empresa.

Según los datos extraídos de una importante aseguradora, el número de incendios en las empresas españolas, creció en el pasado año más de un 10%.

Durante el primer semestre del año, no solo la actual situación económica ha afectado a la continuidad de muchas empresas españolas. En Estados Unidos se producen alrededor de 6.000 incendios en edificios de oficinas según el Departamento de Bomberos de Seattle. Esto significa que se produce un promedio de 16 incendios en oficinas todos los días.

Podemos comprobar cómo el fuego, ha terminado o afectado gravemente a la actividad diaria empresarial. El 2014 comenzó con el incendio en Marbella del hall de un hotel de lujo. El sector de la restauración, o empresas del sector industrial como una fábrica de hielo en Vigo, vieron cómo todo o parte de sus inversiones se convertían en cenizas. Sin duda, uno de los más recientes en Madrid, es el que se originó el pasado mes de Abril en la azotea del edificio en el que se encuentran los Juzgados de lo Social. En este caso, como en la mayoría, la principal causa de los incendios en empresas son los cortacircuitos y el mal estado de la instalación eléctrica.

En este tipo de accidentes, además de la pérdida económica que suponen los daños a la maquinaria, es importante mencionar los daños irreparables que sufre la documentación archivada dentro de la empresa.

A nivel fiscal, base de datos, información relevante, escrituras, la empresa puede perder documentación original prácticamente imposible de reemplazar. Así mismo, el mayor porcentaje de inversión de las empresas tanto privadas como públicas, se destina al desempeño de su actividad principal y no al de prevención de daños originados por agua, fuego, robos, etc.

Este es el motivo fundamental por el que empresas de diversos sectores han decidido externalizar el archivo documental y evitar correr riesgos innecesarios. Económicamente, supone un ahorro para el empresario puesto que no debe invertir en mobiliario ignifugo y avanzados sistemas de prevención o extinción de incendios. Otro beneficio añadido para la empresa, es la liberación de espacio que anteriormente destinaban a la acumulación de archivos.

¿QUÉ GARANTÍAS DIFERENCIA UNAS EMPRESAS DE CUSTODIA DOCUMENTAL DE OTRAS?

A la hora de escoger una empresa de outsourcing para confiarles la custodia del archivo, es importante analizar distintas variables, pero concretamente en el caso de los daños por fuego, hay que tener en cuenta que el producto que se trata es papel y cartón.

Los sistemas contra incendios más utilizados, son los que cuentan con tomas de mangueras y sistemas de aspersores. Este tipo de elementos es adecuado para una oficina, pero cuando hablamos de empresas especializadas en custodia de documentos, la empresa contratante debe exigir, sistemas avanzados.

Según la NFPA (National Fire Protection Association ) la espuma anti-incendios es la mejor opción como agente de extinción para todas las áreas donde se transporten, procesen o almacenen líquidos inflamables o derivados de la madera.

Este tipo de espuma, extingue el incendio por el proceso de enfriamiento y separación de la llama del producto que está siendo dañado. Asegura con esto, la no reactivación del fuego. El proceso de extinción por espuma actúa en tres fases:

  • Sofocación: La espuma cubre la superficie o instalación donde se detecta el fuego disminuyendo notablemente la cantidad de oxigeno y separando el centro de ignición de la zona combustible.
  • Refrigeración: La espuma enfría la superficie absorbiendo todo el calor de la zona combustible.
  • Eliminación del combustible: La espuma aplaca la liberación de gases inflamables.

    cañon-espumogeno

Un ejemplo evidente de seguridad contra incendios en empresas de custodia documental, lo vemos en Logisman.


Logisman dispone de un sistema de extinción automático por inundación con Espuma de Alta Expansión y un Sistema de Control de Temperatura y Evacuación de Humos por Exutorios con control manual y automático colocados en cubierta. La espuma, ofrece una mayor garantía de resistencia del cartón y el papel frente al agua.

En la construcción inicial y ampliaciones sucesivas de sus instalaciones, se determinó que cada zona de custodia, constituiría un sector de prevención de incendios diferenciado y sectorizado.

Además de la inversión en la instalación de espumógenos, en cada sector, se instalaron sistemas de ventilación estáticos, para garantizar la renovación del aire interior evitando así la acumulación de gases o polvo de papel que podría provocar un incendio.

El uso de diferentes modelos de exutorios en cada ampliación ha dado lugar a diferentes configuraciones, pero en todos los casos están calculados de acuerdo a la norma UNE 23585. En todos los casos las naves están partidas en dos depósitos de humos mediante cortina, para garantizar que el 50% de exutorios funcionen paraevacuar el humo y el otro 50% para entrada de aire limpio, que favorece además el correcto funcionamiento de los generadores de espuma.

El cliente, debe tener presente las limitaciones de algunos sistemas contra incendios en la custodia de archivos:

  • Los rociadores, hace que el riesgo de daños por agua, sea elevado, puesto que habría tuberías en niveles intermedios.
  • Dependiendo del tamaño de la instalación de custodia, la extinción por gas no es factible.
  • El agua nebulizada no garantiza en principio la extinción sino únicamente la refrigeración.

En definitiva, la empresa que decide externalizar el archivo para evitar daños de conservación en caso de incendio, es importante que valore las mejores opciones de extinción y ante todo, de prevención del incendio teniendo en cuenta estas recomendaciones.