Unos curiosos archiveros insectívoros custodian dos de las bibliotecas más antiguas de Portugal.

La Biblioteca de la universidad de Coimbra es custodiada por murciélagosEstos archiveros son los murciélagos, que aunque los mitos los han calificado de chupasangres y así los vemos la mayoria, en realidad no es así, un 75% de estos mamiferos en su dieta no la incluyen, nutriendose únicamente con néctar de flores, frutas e insectos, por lo que en las bibliotecas de la Universidad de Coimbra y del Convento de Mafra hacen labores de custodia, al alimentarse de los insectos que podrían dañar los libros.

En el caso de la biblioteca de la universidad de Coimbra, aunque ya se sabia que había murcielagos, no se conocía la especie, aunque un investigador de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Lisboa, Jorge Palmeirim, ha determinado que al menos hay 2 especies diferentes, que contrastan con el estilo barroco de la biblioteca, fundada en 1537, pero que aun así la benefician, pues son capaces de devorar 500 insectos al día.

Por otra parte, la biblioteca del convento de Mafra, que fue creado en 1715, está revestida de madera antigua completamente, material que además de favorecer la conservación de los libros, se cree que es el motivo por el cual estos mamiferos, que tanto benefician con su presencia a los libros al defenderlos de los insectos, se encuentran tan a gusto entre sus paredes.

Sin los murciélagos, estas dos bibliotecas, quizá hubiesen pasado a formar parte de las múltiples bibliotecas que han sido devoradas literalmente por los insectos, como por ejemplo los psocópteros.

Fuente: El COABDM a través de la noticia Murciélagos custodian dos antiguas bibliotecas de Portugal